Celulitis o Piel de Naranja.

24-Sep-2014

La celulitis o piel de naranja, llamada científicamente “Lipodistrofia”, es una enfermedad que se observa en más del 95% de las mujeres y comienza con los primeros cambios hormonales, primera menstruación o menarquía.

La etiología de la patología se caracteriza por ser multifactorial, tiene como base un compromiso de la vascularización o falta de irrigación del tejido afectado, sumado al aumento del tamaño de las células adiposas.

Al aumentar el tamaño de las células adiposas y disminuir el flujo sanguíneo, oxigeno y nutrientes por falta de irrigación sanguínea, el sistema linfático no puede depurar correctamente toxinas almacenadas en esos lugar, por lo que se sumara a los factores anteriormente mencionados, la acumulación de toxinas, que van a perpetuaran el daño. El ultimo componente de la celulitis son los tabiques que existen entre las capas de nuestra piel, estos tabiques van formando compartimientos a lo largo de nuestra dermis, cuando en un determinado tabique aumenta el tamaño de las células adiposas, este tabique se tensa y genera el “hoyito” clásico de la celulitis.

Como se observa en la siguiente imagen:

Existen cuatro clasificaciones de la celulitis según el aspecto de la piel:

 

  • Estadío 0: Piel de aspecto normal, no hay  piel de naranja al pinzamiento.

 

  • Estadío 1: Aparición de piel de naranja exclusivamente al pinzamiento.

 

  • Estadío 2: Piel de naranja de aparición espontánea, pero únicamente por

acción de la gravedad (posición de pie).

 

  • Estadío 3: Piel de naranja permanente, en cualquier posición (incluso acostada).

 

Qué debemos realizar para disminuir, reducir o prevenir la celulitis.

Lograr una reducción de las células adiposas, mediante la eliminación de ciertos alimentos y la realización de actividad física regular.

Se deben eliminar todas las grasas hidrogenadas y saturadas, como mantequilla, margarina, mayonesa, lácteos enteros y carnes con grasa visible. Estos alimentos los debemos remplazar por grasas mono y poliinsaturadas, y carnes magras con bajo contenido de grasa, como aceites vegetales, pescado, pollo y pavo.

Retirar de nuestra alimentación los carbohidratos simples como el azúcar, miel, mermelada, néctar, jaleas, etc. Estos alimentos favorecen el aumento del tamaño de la célula adiposa.

Para favorecer la correcta eliminación de las toxinas ingeridas durante el día mediante la alimentación y la polución, debemos aumentar el consumo de antioxidantes naturales y fibra dietética, encontrados en frutas, verduras, legumbres y productos integrales. Además de aumentar el consumo líquidos como agua, te, infusiones de hierba y líquidos no azucarados.

Conjuntamente a los cambios mencionados anteriormente debemos eliminar al máximo las toxinas que ingerimos a lo largo el día, la mayoría de ellas sin siquiera saberlo.

El café tiene un efecto vasoconstrictor, lo que quiere decir que reduce el flujo sanguíneo a distintas partes de nuestro organismo, principalmente al tejido ya afectado por la falta de irrigación, lo que aumentara el depósito de toxinas en ese lugar.

Como segunda toxina tenemos la sal, cuando consumimos cantidades elevadas de sodio, se genera una retención de líquidos, con el objetivo de “diluir” este aumento en la concentración de este soluto, al ocurrir esto se genera una retención de líquidos, lo que lleva a una retención de toxinas, ya que no se pueden depurar correctamente, incrementando la cantidad de toxinas acumuladas.

Haciendo un resumen, apunta estos 5 tips e inclúyelos en tu vida cotidiana:

  • Sustituye las bebidas carbonatadas light por agua. Aún las bebidas light tienen componentes que no ayudan a mantener el cuerpo libre de toxinas, principales responsables a nivel cutáneo de la aparición de celulitis.

  • Reemplaza la sal y especies por hierbas aromáticas para condimentar tus comidas. La sal y algunos condimentos como la pimienta en exceso, contribuyen a retener líquidos, lo que impide eliminar las toxinas. Sazona con hierbas aromáticas como tomillo, salvia, albahaca, perejil y otras que te aportan excelentes propiedades para tu salud.

  • Consume fibras naturales a través de frutas y verduras. 

  • Elimina los azúcares refinados: Evite el azúcar y sustituye la harina blanca por integral.

  • Reduce el consumo de grasas saturadas e hidrogenadas como las de carnes y margarinas. Prefiere aceites poli insaturados, ricos en ácidos grasos omega 3.

 

 

Please reload

Destacado

ColonFit

21-Sep-2020

1/10
Please reload

Recientes

September 21, 2020

April 23, 2020

Please reload

Archivo