Megadosis de Vitamina C, un Misil Antienvejecimiento.

¿Posees pelo seco con puntas abiertas, sangrado nasal, piel áspera, seca o escamosa,
inflamación o sangrado de encías, cicatrización lenta de heridas, infecciones recurrentes, articulaciones inflamadas, o fatiga crónica?

 

 

Estos pueden ser claros ejemplos de cómo tu cuerpo manifiesta un déficit de vitamina C
 

 

¿Qué es la vitamina C?
La vitamina C es un micronutriente antioxidante. Los humanos la obtenemos de forma exógena, es decir, a través de la dieta, a diferencia de los mamíferos que sí son capaces de producir su propia vitamina C a partir de la glucosa.


Al ser ingerida la vitamina C por vía oral, ésta se absorbe en un 90 % en el intestino delgado, donde es transportada de forma limitada por la escasa cantidad de receptores disponibles en la mucosa intestinal  y rápidamente es eliminado por los riñones.
La administración endovenosa por su parte, logra una rápida concentración de la vitamina en el plasma sanguíneo, esto quiere decir, que inmediatamente será absorbida por los tejidos y logrará estar disponible para todas las células de nuestros organismo.


¿Cómo actúa?
Al ser un antioxidante, interviene en nuestra defensa del daño oxidativo (producida por radicales libres y especies reactivas de oxígeno), ya sea el ocasionado por agentes químicos como los metales pesados, humo de tabaco, toxinas y contaminantes ambientales; agentes físicos como radiación ultravioleta, aumento de carga física; factores orgánicos y metabólicos, como el consumo de una dieta hipercalórica e insuficiente en antioxidantes, alimentos procesados, transgénicos, traumatismos, inflamación, drogas; fenómenos de falta de oxígeno,
enfermedades; estrés etc.


¿Qué beneficios otorga?

  • Aumenta la energía corporal

  • Genera acción antidepresiva

  • Protege contra el envejecimiento celular

  • Ayuda a neutralizar y eliminar tóxicos, participando de la detoxificación hepática.

  • Actúa como protector pulmonar al neutralizar los oxidantes del humo de tabaco

  • Participa en la producción de colágeno, por lo que genera una piel mas iluminada, con mejor tono, textura y luminosidad

  • Promueve la constitución del cartílago, tendones, ligamentos y hueso

  • Coopera en la cicatrización de heridas, y evita infecciones quirúrgicas

  • Promueve la integridad de encías, huesos, dientes y vasos sanguíneos.

  • Fortalece el sistema inmunológico, ya que aumenta la actividad de linfocitos, la producción de interferón, fortificando la integridad de las mucosas. Es efectivo en la prevención de infecciones agudas o crónicas interviniendo en la defensa del organismo contra virus, hongos o bacterias.

  • Regula el estrés y la función nerviosa, ya que es un cofactor de glucocorticoides, neurotransmisores y péptidos neuroendocrinos

  • Reduce el colesterol malo (LDL) y cálculos biliares al regenerar la vitamina E de su forma oxidada

  • Controla los niveles de azúcar

  • Estimula la capacidad del cuerpo para absorber hierro

  • Fortalece la elasticidad y contracción de las paredes de los vasos sanguíneos, mejorando la circulación

  • Protege a las arterias del daño producido por niveles de azúcar elevados, y las mantiene más flexibles.

  • Previene cataratas y arterioesclerosis, al mejorar la circulación

  • Mejora la calidad de vida de pacientes con cáncer, disminuyendo dolor, náuseas , fatiga o depresión, asociados o no a radioterapia o quimioterapia. 


¿Cómo se obtiene la vitamina C?
Ésta puede ser adquirida a través de la dieta, en alimentos ricos en vitamina C como son las naranjas, limones, frutillas, papayas, kiwis, pimientos, guayabas, verduras de hoja verde, brócoli, tomates, etc., pero para alcanzar 1 gramo de  vitamina c necesitaras comer 60 naranjas o bien en cápsulas, pero su absorción intestinal es limitada y su excreción por el riñón muy rápida. Es por esto último que en la actualidad se está administrando por vía endovenosa, considerando los numerosos beneficios que otorga. Por esta vía, obtenemos una vitamina C de disponibilidad inmediata, de rápida absorción en nuestros tejidos y con mejores resultados para el buen funcionamiento celular.
La aplicación de vitamina C (previamente diluida) es a través de una pequeña aguja que canaliza una vena. Cada sesión tendrá una duración de 60 a 90 minutos. La cantidad de sesiones dependerá de cada caso y necesidad del paciente, ya que no existe un protocolo único de aplicación. Es un procedimiento rápido, de buena tolerancia, que no posee efectos adversos y no requiere hospitalización.

 

 

 

Please reload

Destacado

ColonFit

21-Sep-2020

1/10
Please reload

Recientes

September 21, 2020

April 23, 2020

Please reload

Archivo